fbpx

Hace 11 años no imaginaba la transformación radical que daría mi vida

«La mente es como un paracaídas, solo funciona si se abre».- Albert Einstein

Hola, soy Susana.

En 2008 la crisis inmobiliaria en España nos arruinó. 

En plena crisis tomé la decisión de cambiar radicalmente mi rumbo profesional porque mi profesión estaba acabando con mi vida personal y familiar.

El estrés me había llevado a no dormir, no sentarme bien la comida, algunos ataques de ansiedad y muchísima culpabilidad por no poder disfrutar de mi hija con tan solo 5 añitos.

El médico me recetó ansiolíticos que me hacían estar cansada y sin energía la mayor parte del día.

Y eso no me lo podía permitir porque tenía que sacar un negocio propio y otro familiar adelante. 

No sabía cómo lo haría.

Pero sí sabía que lo haría sí o sí.

Ya no podía seguir postergándolo.

El mejor momento siempre es ahora. 

 

Pero había un pequeño problema.

O quizás no tan pequeño. Depende de cómo te pille emocionalmente. 

No tenía dinero para invertir en montar ningún negocio.

La crisis inmobiliaria nos había dejado sin blanca.

Hasta el grado de tener que vender nuestra casa y nuestro coche.  

Y fue en ese momento cuando conocí la industria de la Venta Multinivel o Network Marketing.

¿Te imaginas cuál fue mi primera pregunta después de escuchar la presentación de ese negocio?

«¿No será esto una de esas famosas pirámides, verdad?»

En ese momento me enfrenté a dudas ante lo desconocido, miedos a no saber qué hacer ni cómo hacerlo y la incertidumbre de la crisis que venía pegando muy fuerte en todo el mundo. 

 

Para comenzar el negocio necesitábamos invertir 399 más impuestos y en ese momento hasta esa pequeña cantidad se había convertido en un problema.

En esos momentos, no podíamos pedir ningún préstamo pues los negocios inmobiliarios habían hecho inviable esa opción. 

Pero, en esos momentos de angustia económica, ocurrió algo inesperado.

Estaba nuestra hija jugando en un sitio público desde hacía un rato cuando vió brillar algo escondido. Se acercó y lo cogió. Trajo lo que ella denominó un «tesoro escondido (seguramente por los piratas)».

Era una pulsera de oro que, a juzgar por el estado y circunstancias, llevaba bastante tiempo perdida. 

El hallazgo de la pulsera nos permitió comenzar nuestro negocio de network marketing. 

Y, de nuevo, estábamos en la casilla de salida pero con muchas ganas de volver a emprender y aprender en una industria nueva.  

 

¿Te suena similar esta historia?

El comienzo no fue fácil.

Y el camino no fue un camino de rosas.

Pero no permití que la falta de experiencia y las dudas me paralizaran.

Y eso hizo que el resultado mereciera la pena.

Y como decía Jim Rohn, el éxito siempre va dejando pistas.

Seguimos las pistas, y creamos nuestro método adaptado a la cultura europea y latina, y conseguimos el ansiado éxito. 

 

Me dí cuenta de que todo por lo que yo pasé, y todos los altibajos del camino, son comunes al 100% de los networkers. 

No importa en qué punto de tu carrera como networker estés, si acabas de empezar o si ya tienes éxito y ya has cumplido algunos de tus sueños.

Tú y yo nos enfrentamos a los mismos retos, dentro de una industria que ha sido muchas veces injustamente denostada, y no suele tener muy buena prensa.

 

Esa fue una de las razones que me llevaron a especializarme como Abogada en Network Marketing y Venta Directa hace ya más de una década.

En los últimos 11 años he asesorado como Abogada y Consultora a 22 Compañías de MLM (algunas de ellas pertenecientes al Top 25 Mundial de compañías de venta directa).

Eso me ha permitido tener una visión profesional muy amplia del Network Marketing.

 

Me propuse ayudar al menos a un millón de emprendedores a conseguir sus objetivos y con ese fin y satisfaciendo mi pasión por escribir en 2012 lancé El Blog de Susana Rodríguez.  

Y el 9 de abril de 2016 cumplí otro de mis sueños al publicar mi primer libro: Cómo ganar dinero desde casa con Network Marketing. 

Y comenzaron los ataques…

Mis denuncias contra estafas piramidales camufladas de multinivel me llevaron a enfrentarme a algo que hasta entonces pensaba que solo pasaba en las películas, pero no a gente «normal y corriente».

Al día siguiente de la publicación de mi libro, me enfrenté al ataque indiscriminado de cientos de hackers desde diferentes partes del mundo tanto a mi blog como a la web del libro durante meses.

Lo que provocó el colapso de los servidores que tenía contratados y la propagación de malware. 

Perdí el posicionamiento orgánico (no pagado) en Google que tantos años y con tanto esfuerzo había logrado.

Y para colmo Facebook bloqueó cualquier intento de campaña para la comercialización del libro porque hablaba de multinivel.

Pero no me dí por vencida. 

 

¿Qué hice entonces?

Volver a empezar.

Nueva web desde cero. 

Y venta directa del libro, sin campañas, sin publicidad, solo la recomendación de los lectores.

Solo es posible el fracaso si te das por vencido. Y esa no es mi filosofía de vida. 

Mi filosofía de vida

Soy una persona de acción, proactiva y me encanta aprender.

Me declaro adicta al aprendizaje. Creo que dejar de aprender es el principio de una muerte en vida.

Y por ello, no dejo que pase un solo día sin aprender algo nuevo.

La carrera de Derecho la estudié como autodidacta en la Universidad Nacional de Educación a distancia, y sin asistir a ninguna clase presencial, solo a los exámenes (UNED). 

Después hice el Máster de Derecho, y 3 años más tarde obtuve la licenciatura de Administración de Fincas. Siempre estoy formándome en nuevas áreas. Cada año realizo varios seminarios, cursos y másters.

Siempre estoy leyendo varios libros a la vez.

Me apasiona la tecnología, pero mis pensamientos más íntimos y las mejores ideas suelo reflejarlas en un cuaderno especial. 

Estoy convencida de que el éxito tiene un precio y exige sacrificios.

Aunque me encanta relacionarme con la gente y divertirme, siempre que me he propuesto algo he sacrificado tiempo de ocio o de otras cosas para conseguir mis metas.

Soy emprendedora hasta la médula. Solo he trabajado 5 años como empleada y era mientras me sacaba la carrera de Derecho. 

Desde que terminé la carrera, me dí de alta como autónoma y siempre he trabajado para mí misma.

Comencé a trabajar con 16 años y desde entonces no he dejado de aprender y emprender.

He emprendido y creado varias empresas en diversos sectores (despacho de abogados, inmobiliaria, construcción, administración de fincas, subastas, franquicias, blogger, consultora, Coaching, formación online y presencial, Network Marketing, terapias complementarias de la salud, editorial y varias actividades más…). 

Una vida profesional muy intensa que me ha enseñado mucho a lo largo de 25 años emprendiendo.

Me apasiona la enseñanza y desde hace muchos años he impartido conferencias y seminarios en diferentes partes del mundo. Desde grupos muy pequeños y exclusivos a eventos de decenas de miles de personas.

Pero lo cierto es que disfruto mucho más en los eventos más íntimos donde puedo interactuar personalmente con los asistentes. 

 

Una de mis 3 preguntas favoritas: Si no tuviera miedo ahora ¿qué haría?

Y entonces lo hago.

Salir de mi zona de confort lo he convertifo en un hábito.

Eso no significa que nunca tenga miedo, sino que he aprendido a no dejarme paralizar nunca por el miedo.

Para demostrármelo a mí misma, me pongo constantes retos por delante… 

Por ejemplo, el año pasado buceé en Las Islas Maldivas rodeada de tiburones. Te dejo abajo algunas fotos de esos momentos…

No, no creas que soy una buceadora experta. Me pone muy nerviosa respirar debajo del agua con tantos «cacharros» y era la primera vez que hacía una inmersión con todo el equipo.

Pero he descubierto que la vida siempre es más divertida y satisfactoria cuando conquisto mis miedos y avanzo.

Siempre avanzo.

Creo que es la única forma de no retroceder.

Porque he aprendido que los pasos que no damos también dejan huella.

¿Qué es un experto?

John Maxwell en su libro “Fueras de serie” dice que para que alguien sea un experto en algo está comprobado estadísticamente que debe dedicar al menos 10.000 horas a la práctica de ese “algo”. 

No me gusta mucho hablar sobre mí, porque creo que el protagonista eres tú, pero sé que es importante para tu subconsciente saber si la persona a la que estás leyendo tiene autoridad en lo que está diciendo o no.

Así que, si eres de las personas que se guían por los números y estadísticas (a mí me encantan los números pese a ser de Letras), aquí te dejo mis números: 

En los últimos 11 años he dedicado más de 11.000 horas al asesoramiento y consultoría de MLM y casi 18.900 al desarrollo de redes como networker profesional y Mentora. 

He podido ayudar a más de 54.000 emprendedores, a través de diferentes programas formativos presenciales y onlines, además de haber patrocinado y liderado redes internacionales de varias decenas de miles de distribuidores y clientes alrededor del mundo.

A lo largo de mi vida profesional he invertido más de 150.000 euros en mi formación y he podido disfrutar de la guía y mentoría de algunas de las personas más influyentes del mundo en diferentes áreas.

Algunos de mis mentores durante todos estos años han sido: Tony Robbins, Harv Eker, Jay Abraham, Robin Sharma, Darren Hardy, Paul Zane Pilzer, Joe Dispenza y otros muchos.

Conseguir el éxito depende de una DECISIÓN.

Pero materializarlo en el menor tiempo posible y con la menor inversión de energía y dinero solo se alcanza con un plan personalizado basado en soluciones únicas con un método comprobado de éxito y el acompañamiento de un gran Mentor que haya pasado anteriormente por todo lo que tú estás pasando o pasarás.

Una encuesta reciente muestra que el 73% de los networkers con experiencia creen que para alcanzar el éxito en multinivel NO es suficiente con la formación del upline ni de la Compañía con la que cada uno trabaje. 

Hace falta más. Mucho más. 

El 93% de los networkers creen que es fundamental ir de la mano de un Mentor con experiencia y resultados. 

Me encantará que me elijas a mí para guiarte y acompañarte como Mentora en este especial camino para emprender, aprender, crecer y ganar.